miércoles, 14 de septiembre de 2011

TRÁNSITO

Transito los colores,
desde la orilla azul de la vida
alguien me susurra.
Como mujer transporto el cántaro
y es hermoso entregar
lo que nunca ha sido mío.

Cuando callo, me juego los poemas
la verdad de mis tiempos.
Si traigo un canto y me parece joven
ya fue masticado en otras partes,
recojo el legado de decir
las mismas claves con diferente acento.

A cada siglo se agranda la admiración.

¿Qué árbol se detiene y no se pronuncia?


Xulia María